CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA

COMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

10 DE DICIEMBRE...NAVIDAD PA'L PUEBLO EN EL UNITED PALACE DE NEW YORK

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

PUBLICIDAD

jueves, 1 de septiembre de 2016

19 años de la muerte de Diana, tres investigaciones y sin pruebas de que fuera un crimen

Como cada año, este miércoles se esperan muestras espontáneas de afecto hacia la que sigue siendo la princesa favorita de los británicos, la princesa del pueblo, la princesa de corazones. 

Su abrupto final despertó suspicacias y obligó a que se abrieran tres investigaciones oficiales (una de la policía francesa y dos de la británica) a lo largo de todos estos años para tratar de esclarecer las causas de su muerte. 

La primera investigación la inició la policía francesa inmediatamente después del accidente el 31 de agosto de 1997 y concluyó, dos años más tarde, que la causa de la muerte fue la negligencia del conductor, Henri Paul. 

Esta versión no satisfizo al padre de Dodi, el multimillonario egipcio Mohamed Al-Fayed, el propietario de los almacenes Harrods de Londres, que sostenía que Diana y Dodi fueron víctimas de un complot de los poderes del Estado británicos, de los servicios secretos y de la monarquía, liderados por el príncipe Felipe de Edimburgo, el marido de la Reina.
 
Mohamed Al-Fayed, que vendió los lujosos almacenes en el 2010, afirmaba que Diana estaba embarazada de su hijo y que iban a casarse, y que no gustaba a la Casa Real británica que la madre del futuro de rey de Inglaterra estuviera casada con un egipcio. Las cámaras del circuito cerrado de televisión probaban que Dodi había comprado el anillo de compromiso en la joyería parisina Alberto Repossis el mismo 31 de agosto y que un asistente suyo fue a recogerlo más tarde. Ante todos estos interrogantes, la Policía Metropolitana británica, abrió su propia investigación en el año 2004, siete años después de su desaparición.
Liderada por el veterano ex comisario Lord John Stevens, la exhaustiva pesquisa descartó en el 2006 todas las teorías de la conspiración. Sostuvo que fue un accidente y descartó tanto que Lady Di estuviera embarazada como que fuera a anunciar su compromiso al día siguiente, como se apuntaba. Una de las hermanas de la princesa explicó a Lord Stevens que Diana le había dicho que la relación entre los dos amantes no iba bien.
Las sospechas no se desvanecieron y un año más tarde, en el 2007, se abrió una tercera investigación en la Corte Suprema británica para profundizar en algunos de los puntos clave. Terminó en abril de 2008 y concluyó que Diana y Dodi fueron víctimas de un “asesinato ilegal” por la “gran negligencia” del conductor Henri Paul y por la conducta de los paparazzi que los perseguían por la carretera. Hubo factores adicionales como “como la incapacidad de juicio del conductor del Mercedes [Henri Paul] por culpa del alcohol”. Pese a todo, el fantasma de la conspiración no desapareció.