CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA

CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA
Clicks en el logo CND

DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

BANRESERVAS

BANRESERVAS
https://www.banreservas.com/cree

OMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

***************************

CENTRAL TERMOELECTRICA PUNTA CATALINA

WIND TELECOM

WIND TELECOM

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD MEDIAXTREME

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

PUBLICIDAD

martes, 4 de julio de 2017

Pablo Milanés: "Cuba es un pueblo adormecido por un Gobierno estancado e incapaz de aportar nada nuevo"

Para Pablo Milanés (Bayamo, 1943), el momento de sentarse a escoger el repertorio de sus conciertos es especialmente "doloroso". 


Sostiene Milanés que "uno no tiene la menor idea" de qué es lo que hace que una canción llegue a trascender los límites del repertorio habitual para convertirse en un éxito o en el acompañamiento emocional de varias generaciones. 

"Y cuando pienso en ello, me viene a la cabeza una vez que estaba haciendo un disco y me faltaba una canción. Tenía ya nueve, pero el álbum había de llevar 10. Así que me senté y me puse a hacer un tema de relleno. Al final, aquella canción se convirtió en un tremendo éxito. Era Yo no te pido. Por eso siempre pienso que no se puede calcular ese momento".

En su caso, la fórmula para conseguir canciones como Yolanda pasa por "un equilibrio entre creatividad e inspiración" y, sobre todo, en un momento mágico como es la comunicación con el público. "No hay mayor forma de expresión que poner el resultado de tu trabajo ante otras personas. Ese espacio que se da entre tu obra y la emoción del público. Ese momento es algo incalculable y por él doy la vida", explica.


Ha pasado más de medio siglo desde que él, Silvio Rodríguez y Noel Nicola irrumpieron desde la Cuba revolucionaria como uno de los fenómenos con más fuerza del panorama musical latinoamericano. Pero a pesar de todo lo que ha pasado desde entonces, Milanés sigue conservando el espíritu que puso nombre a aquel movimiento. "La canción se hizo como un reflejo de la sociedad, de la actualidad que está viviendo un pueblo. Era un sistema de información en el medievo y los trovadores eran unos voceros que iban dando cuenta de lo que pasaba en aquella época", explica. "Pero es además un medio de información para adquirir sensibilidad. Puede proporcionar sosiego espiritual y aportar muchas cosas más".

Por eso, le molesta especialmente cuando "la grosería, el mal ritmo y la mala música agota el verdadero destino de la canción", porque es "una forma de desvirtuarla". ¿Habla de cosas como Despacito?"Por ejemplo. O del reguetón. Que la música se haya convertido en un negocio parece que es algo que no tiene marcha atrás. Y no nos damos cuenta de que ese negocio hace que se impongan cosas que no tienen por qué ser necesariamente buenas".
El cantautor tampoco guarda muchas esperanzas con respecto al destino de su país. Portavoz de la cultura oficial del castrismo en sus primeros años, poco a poco fue adoptando una posición cada vez más crítica respecto al régimen cubano, hasta el punto de provocar el enfado del propio Silvio Rodríguez. Pero ni la muerte de Fidel ni la reanudación de las relaciones entre Cuba y EEUU alterarán, según él, la situación en la que viven sus compatriotas. "En Cuba es muy difícil que se altere cualquier cosa. El pueblo cubano es un pueblo adormecido por un sistema estancado, que es incapaz de aportar nada nuevo". Y eso es algo que no tiene nada que ver con la enorme riqueza cultural de la tierra. "Es un pueblo muy talentoso. Pero todo el talento que se puede ver en los músicos cubanos está al margen de la política. Y las cosas que suceden no influyen en nada", lamenta. "Fíjate, por ejemplo, en una persona que nació en 1959, que tiene ya 57 años y que no ha conocido otra realidad más que ésa".
A eso, dice, hay que sumar el contexto internacional. "El país está entre dos aguas. De un lado, el Gobierno de Cuba y, del otro, Donald Trump. Al final, la víctima es el propio país, que no es capaz de definir su propio futuro".