CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA

CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA
Clicks en el logo CND

DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

BANRESERVAS

COMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

***************************

CENTRAL TERMOELECTRICA PUNTA CATALINA

ELVIS MARTINEZ EN EL INFINITY EL YATE MAS LUJOSO DE NY - OCTUBRE 29 2017

WIND TELECOM

WIND TELECOM

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD MEDIAXTREME

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

viernes, 5 de mayo de 2017

Managers Aficionado Vs profesional

por Cholo Brenes


Ayer nos visitaba Carlos interesado en que tanto Randhy como yo dirigiéramos su carrera, pero vaya sorpresa nos llevamos, el joven vino con sus pasos “definidos” a través de los consejos de su madre, el hermano y amiguitos del barrio. 

Después de escucharlo hablar durante cinco minutos nos dimos cuenta que no se podía hacer nada. Lo atendimos de forma educada y concluimos que era muy difícil manejarlo por la complicación que éste nos acarrearía.Siempre es difícil trabajar con personas y más cuando piensan que son autosuficientes. Este es uno de los graves males por el cual atraviesa el arte dominicano. En otros países, como Puerto Rico, por poner un ejemplo, no dan esa brega.

Tal vez por que se preparan, muchos de ellos estudian o son egresados del conservatorio.
Los nuestros buscan como camino a seguir la universidades de música como Berkeley y todos sabemos lo que esto cuesta. Es un sueño entre miles y miles de aspirantes, la gran mayoría sin preparación básica. Gabriel pudo llegar, tiene talento, pero este estaba soportado por el dinero de su padre. La universidad y el conservatorio los prepara para hablar el lenguaje de las blancas y las negras, pero no determina su futuro necesariamente como artista.

La diferencia entre nosotros y el resto del mercado, en materia de desarrollo y manejo es abismal. No somos todos los que nos hacemos llamar managers que tienemos la visión acertada para llevar a nuestro artista por la constante del crecimiento, lamentablemente algunos que conocemos solo se la pasan en hablar puros disparates, fumar puros y chocar copas en cocteles.

Es aun peor, muchos se han convertido en haz de coro (lacayos o lambones) de los artistas que representan. Por miedo de perder un sueldo pírrico traducido en un porcentaje minúsculo de show son capaces de soportar cuantas metidas de pata hace un artista por falta de gerencia. No son capaces de llamar a su artista a capítulo y con dos cocotazos enderezarle la puntería, otro al conjunto de esto solo tienen cuartos suyos o de un jodedor y solo eso tienen.

Muchos cuartos y de esto no saben ni pepino.

Por esta razón entonces pregúntese, de 1999 para acá ¿Cuántos merengueros o artistas dominicanos han firmado con alguna disquera multinacional, cuántos se han presentado o han entrado a los mercados como figura estelar en conciertos de Viña del mar, El Norte, Este y Sur de Europa (que no sean a dominicanos), en Rusia, Asia o tan solo ¿Cuántos de ellos (salvo JLG, Royce y Romeo) son de clase mundial?

Quien nos conoce, tanto a mí, como la escuela de la generación añeja, como a Randhy, de la nueva, sabe que no toleramos pendejadas de ningún representado.

Nuestro trabajo es guiarlos por el camino del crecimiento y llevarlo a su máximo esplendor. Nuestras decisiones de negocio no tienen ni deben por qué agradarles o gustarles a su mami, a su papi o al dueño del colmado de su barrio.

Hacemos cuanto ajuste sea necesario para extraer el oro del barro. Cada día nos enfocamos en el siguiente nivel y cómo podemos hacer a nuestro artista mejor. Nuestros hechos en 47 años de trayectoria están ahí y son indiscutibles.

Cuando un artista llega a nosotros con su propia concepción, errada desde luego, y todo su “plan de desarrollo”, si se nos hace inviable convencerlo pues desestimamos ese proyecto.
Uno debe alejarse de las personas así, pues roban tiempo, hacen perder dinero a sus inversores y consumen energía valiosa que puede ser inyectada en alguien dispuesto a dejarse manejar. Ese tipo de artista los consideramos de alto riesgo, pues de hacer lo que él cree y no lo que sabemos que debemos hacer puede dañar todo el prestigio anteriormente logrado al cabo de estos años.