DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

BANRESERVAS

COMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

***************************

PUBLICIDAD

CENTRAL TERMOELECTRICA PUNTA CATALINA

WIND TELECOM

WIND TELECOM

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD MEDIAXTREME

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

lunes, 24 de abril de 2017

La vida de "El Chapo" llega a la televisión

Joaquín Guzmán Loera, "El Chapo", tenía el sueño de ver una película autobiográfica. Después de ser capturado por tercera vez en enero de 2016, la ilusión del líder del cártel de Sinaloa se desmoronó al ingresar a una cárcel de alta seguridad en México. Hace tres meses fue extraditado a Estados Unidos. 


En su confinamiento espera uno de sus mayores miedos: ser juzgado por el vecino del norte. En lo que espera su sentencia, el narcotraficante podrá ver su sueño materializado. Univisión y Netflix se han unido para crear una ambiciosa miniserie que cuenta el ascenso y caída de quien fue el narco más poderoso y buscado del mundo.

El mexicano Marco de la O sintió raro cuando lo llamaron para interpretar a El Chapo. “No me había percatado que tenía un pequeño o mucho parecido”, afirma. Llamó a su esposa y le comentó sobre la audición a la que había sido convocado. 

Ella le respondió: “Pues sí, sí te pareces”. Se quitó la barba, se dejó el bigote, se puso una camisa colorida, más o menos como las que usaba el capo. La caracterización empezó a tomar forma. El resto es historia. De la O, que se dio a conocer en el teatro y en telenovelas, asumió el reto de meterse en la piel de un personaje que despierta pasiones y repudio por igual.


La producción, de nueve episodios en su primera temporada, se estrena este domingo 23 de abril por Univisión. Un mes después, estará disponible en streaming a través de Netflix. La historia, dirigida por los mexicanos José Manuel Craviotto y Ernesto Contreras, tratará de explicar cómo un niño mexicano de origen humilde se convirtió en el capo de una organización que genera cerca de 8,000 millones de dólares al año. 

La primera de tres partes se enfoca en los inicios de "El Chapo" en el narcotráfico, en 1985, como miembro de bajo rango del cartel de Guadalajara. Y llega hasta su primera captura, el 9 de junio de 1993 en la frontera de Guatemala con México, ya como líder del cártel de Sinaloa.

La serie fue rodada en Colombia porque los sitios donde pudo haber sido rodada en México no contaban con las condiciones de seguridad necesarias. El hermetismo durante la filmación fue tal que incluso se rodó bajo el nombre de Dolores de amor para que la gente no identificara la verdadera temática de la producción, explica De la O vía telefónica.
El protagonista afirma que fue difícil abordar los primeros años de este personaje ya que no se cuenta con material audiovisual de la época. Además, Guzmán Loera ha sido bastante hermético sobre su vida privada. “Nos tocó hacer una creación de personaje más personal en el que el acento, la voz y la forma de caminar eran muy particulares, muy personales. No hicimos un Chapo Guzmán documental porque no existe material”, afirma De la O.
La investigación y desarrollo de la serie, a cargo de Silvana Aguirre y Daniel Posada, inició hace tres años. Aunque se trata de una ficción, la ayuda de un grupo de periodistas de la misma cadena que produce la serie, reportes de la Agencia para el control de Drogas de EE UU (DEA por sus sigla en inglés), estudios psicológicos a los que El Chapo fue sometido en prisión y bibliografía, ayudaron a llenar los vacíos de la historia y la caracterización del protagonista. “No es la realidad, pero es lo más apegado a los hechos ocurridos en México con este tema del narcotráfico”, agrega el actor.
El actor principal dice que la serie no es una apología del delito o de Guzmán Loera. Considera que como intérprete no puede juzgar si el personaje “es bueno o malo”.
Tampoco, explica, se trata de una producción que inspire al espectador a admirar las acciones de estos personajes ya que sería algo “poco moral e irresponsable”. “No somos una telenovela, somos una serie, esa es la gran diferencia. No queremos mostrar héroes ni villanos, simplemente queremos contar una historia lo más verídica posible, y que la gente haga su propio juicio. No queremos ser irresponsables con lo que estamos contando”, precisa.
El interés por las narcoproducciones no solo proviene del público. Como ocurrió con Pablo Escobar, Hollywood también ha mostrado fascinación por la figura de El Chapo. Sony ya negocia con Michael Bay, el realizador a cargo de la saga Transformers, para que lidere el proyecto cinematográfico inspirado en el libro sobre la operación de búsqueda y captura del capo mexicano.
Fox también desarrolla otra historia sobre Guzmán Loera, la misma que se verá en The Cartel, basada en la obra de Don Winslow y dirigida por Ridley Scott. Kate del Castillo –la protagonista de Ingobernable- ha asegurado a Access Hollywood Live, que todavía quiere sacar adelante el proyecto sobre el exlíder del cártel de Sinaloa a pesar de las investigaciones que existen en su contra por el encuentro que mantuvo con el narco.
Al interés de la actriz mexicana se suma el del cocreador de Narcos, Chris Brancato, que se encuentra desarrollando su propio drama: #Cartel, sobre la vida de El Chapo. Hollywood cocina distintas versiones sobre la vida de Guzmán Loera, mientras este espera que un tribunal decida sobre su futuro. Lo hace encerrado en una celda estrecha con un televisor apagado, en el que no podrá ver cómo su delirio de grandeza cinematográfica lo llevó a su propia perdición.