CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA

COMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

10 DE DICIEMBRE...NAVIDAD PA'L PUEBLO EN EL UNITED PALACE DE NEW YORK

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

PUBLICIDAD

lunes, 10 de agosto de 2015

El ridículo final alternativo de "Titanic" que quizás no conocías

Quién no recuerda "Titanic". Las salas acogieron en su día cantidades ingentes de gente que acudía a ver la película, convirtiéndola en un éxito a lo largo del tiempo. Sus continuas reposiciones en la televisión han hecho que este clásico del cine todavía perdure.

Así se explica el fenómeno James Cameron, el de un director que continúa liderando la taquilla mundial con esta conmovedora historia de amor a bordo del que en ese momento era el crucero más grande del mundo.

No todas las cintas consiguen los 2.186 millones de dólares que Jack y Rose lograron al arrastrar a las salas de cine a personas de todo el mundo. Y lo más probable es que los más acérrimos amantes de la película protagonizada por un jovencísimo Leonardo DiCaprio y Kate Winslet sigan recordando no solo diálogos tan míticos como el de sus personajes: J-"¿A dónde la llevo señorita?" R-"¿A las estrellas"; también recordarán el emotivo final.

Tras un eterno "flasback" que prácticamente duraba toda la cinta, Rose decidía desprenderse del colgante Corazón del Mar, un diamante que fue el único objeto que llevaba encima al posar desnuda para Jack Dawson el día antes del hundimiento del barco. Ya anciana, decide tirarlo por la borda, y dejar partir los recuerdos que la mantuvieron anclada a ese pasado que jamás superó pese a intentarlo.

Pero la historia pudo no acabar donde lo hizo. Como tantos otros directores, Cameron rodó un final alternativo. En ese otro desenlace, el personaje de Brock Lovett cobra mayor protagonismo al intentar convencer de todas las formas posibles a Rose para que no se deshiciera de ese diamante cuya búsqueda sirve de hilo conductor al filme. 

Al final empatiza con la anciana y comprende su motivación por lo que... ¡estalla en una carcajada! Un final ridículo que hubiese ensombrecido a la película, ganadora de 11 premios Oscar en 1997. Tomado de hoycinema.abc.es