CERVECERIA NACIONAL DOMINICANA

COMMETRO NOTICIAS....(VIDEOS)...

DELTA AIR LINES

DELTA AIR LINES

10 DE DICIEMBRE...NAVIDAD PA'L PUEBLO EN EL UNITED PALACE DE NEW YORK

THE VILLAGE INN - CAROLINA , PUERTO RICO

PUBLICIDAD

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

SUPERINTENDENCIA DE BANCOS DE LA REPUBLICA DOMINICANA DOMINICANA

DGCINE

DGCINE
www.dgcine.gob.do

GRUPO MEDRANO

GRUPO MEDRANO

PUBLICIDAD

lunes, 23 de marzo de 2015

La necesaria homeomería de Leonel y Danilo

Graynmer Méndez
A veces la mejor manera de abordar una situación es iniciar por una pregunta, o quizás varias, de hecho, es ontológico. Por lo regular, una interrogante permite dar un primer paso razonable, también encarrila de alguna manera el acometimiento de una duda. 

Entonces, sabiendo esto, nos preguntamos: ¿Cómo referirse a Danilo o Leonel sin hablar de la reelección? La respuesta es obvia: Imposible, por lo menos en estas circunstancias...

¿Es Leonel Fernández mejor político gracias a la existencia en escena de Danilo Medina? ¿El presidente Medina tiene mejor referencia del ejercicio del poder a partir de los Gobiernos de Leonel Fernández? Es probable que ambas preguntas tengan la misma respuesta.

Creo que ambos políticos tienen la dicha de saber a conciencia que son dos mitades de un mismo cuerpo político, que juntos son muy fuertes, separados se desmoronan. 

Quizás una de las maneras de comprenderlo, además de sobrados ejemplos de división política, es a través de teoría de la "homeomería de las cosas", en el que las partículas individuales son la suma que componen el todo, no hay forma posible que el todo exista sin una cohesión armónica de las partes que lo integran y que funcione según su propósito original. 

Estos dos hombres de la política dominicana tienen un propósito común, para el cual traen aparejado intelectualidad y pragmatismo; disciplina y propósito; experiencia e inteligencia; conciencia del presente y sentido de la historia; fundamento partidario y capacidad de cohesión extra partido...

Estos dos individuos, nacidos de la misma "spermata" que plantó Juan Bosch en el sistema de partido de la República Dominicana, tienen una pasta política, profesional y humana. Como todos nosotros, pueden cometer errores, pero nunca  por ambición individual... pueden encarrilar por un despeñadero a todo un sistema institucional y democrático.

Leonel y Danilo han desarrollado un ciclo político y biológico que debemos estudiar, se han hecho fuertes y razonables al mismo tiempo, han batallado en contiendas internas con la templanza del caballero y han peleado externamente con la fiereza del general de tropas que dirige la defensa de su trinchera con honor y han salido airosos. Son fuertes sin ser agresivos.


El vigor de la verdad dicha en palabras simples, así como plasmar el ideal de progreso expresado con el uso estético del lenguaje, hacen del discurso de uno y  otro a lo interno de su partido, un par dialéctico que demuestra que aun cuando nadie es indispensable, para el PLD en este momento, estos dos hombres son imprescindibles. Son partículas similares del todo.

El todo es el PLD. El todo es el país. El todo es el pueblo. El todo son las instituciones. El todo son las partes. Las partes constituyen el todo. El todo, para fines de este artículo, es el sistema que constituye todos los partidos.

En el ensayo "La Búsqueda del Presente", Octavio Paz dice -refriéndose a México y toda Latinoamérica-: “La conciencia de la separación es una constante de nuestra historia espiritual”; luego agrega “en el fondo insondable de cada hombre: todas nuestras empresas y acciones, todo lo que hacemos y soñamos, son puentes para romper la separación y unirnos al mundo y a nuestros semejantes”.

En este sentido, los entornos de Leonel y Danilo deben hacer conciencia del significado político de la separación y comprender las consecuencias de la falta de unidad, los ejemplos de canibalismo interno lo tienen en la acera de enfrente.

Hombres y mujeres inteligentes que no supieron lidiar con esos demonios terminaron destrozando sus estructuras partidarias, tiraron por la cañería las posibilidades de permanecer en el poder o de recuperarlo.

Se presume que las mentes de los líderes están por encima de los allegados que con oculta o manifiesta intención tratan de depositar liendres en las cabezas de los presidentes con la esperanza de que germinen en piojos de la reelección, al parecer esa comezón de permanecer en los puestos de Gobierno dan un gustico que a cualquiera entusiasma.