Páginas

FESTIVAL PRESIDENTE 2014












Festival Presidente anuncia la mejor cartelera artística de su historia.

Franklin León, presidente de la Cervecería Nacional Dominicana, da a conocer los artistas, locales e internacionales, que harán del Festival Presidente 2014 una experiencia musical inolvidable.

El presidente de la Cervecería Nacional Dominicana, Franklin León, dio a conocer la lista de artistas que integrarán la mejor cartelera en la historia del Festival Presidente. Entre las estrellas internacionales se encuentran Bruno Mars, Dj Tiesto, Daddy Yankee, Wisín y Yandell, Prince Royce, Maná, Calle 13, Duck Sauce, Gilberto Santarosa y Víctor Manuelle, mientras que la parte local estará representada por los destacados artistas Miriam Cruz, Héctor Acosta, Mozart La Para, Don Miguelo, Vakeró, Alex Matos, Sexappeal, Yiyo Sarante, Chiquito Team Band y Anthony Santos “El Mayimbe”.

En esta octava edición, que se celebrará los próximos 3, 4 y 5 de octubre en el Estadio Olímpico Félix Sánchez, el Festival Presidente pasa de ser exclusivo de música latina a convertirse en un espectáculo abierto a artistas y géneros de todo el mundo. Todas estas estrellas actuarán sobre un grandioso montaje, cargado de la más alta tecnología, efectos especiales y demás innovaciones que harán del Festival Presidente, más que una fiesta una experiencia inolvidable.

Transparencia para democratizar el Estado

http://publicidad.dicom.gob.do/banners/contador/click.php?id=67

FESTIVAL PRESIDENTE 2014

sábado, 10 de noviembre de 2012

Julio Iglesias e Isabel Preysler: el matrimonio que hizo historia

La expareja formada por Julio Iglesias e Isabel Preysler despertó la memoria de muchos esta semana al verles juntos en la boda de su hijo Julio José Iglesias con la modelo Charisse Varheart. Los recuerdos fueron demasiados para las personas que los vieron juntos de nuevo. Uno de esos recuerdos, por ejemplo, el de una noche de 1974. Entonces Julio Iglesias, Preysler, el road manager José Alberto Echevarría y la cantautora Cecilia, amiga de Iglesias, cenaban en Marbella para ver una actuación de Liza Minelli. Aquella noche no dejaron de dedicarse carantoñas, según cuenta a Vanitatis un amigo de la pareja por aquel entonces y otro testigo de aquella cena inolvidable.

“Se notaba en los gestos que hacían que, tanto para él como para ella, eran el amor de sus respectivas vidas, pero poco a poco todo se fue yendo a la porra” asegura. Y es que, aquella noche de concierto y cena, estaba ya sembrada la semilla que acabaría separándoles. Julio empezaba su meteórica carrera hacia el estrellato y ya era conocido internacionalmente. Ella comenzaba a hartarse de las prolongadas ausencias de su marido, las mismas que él parecía justificar años más tarde en la canción Me olvidé de vivir.

“Isabel comenzó a salir más cuando se dio cuenta de que su marido nunca estaba para ella ni para sus hijos. Hay que tener en cuenta que Julio viajaba continuamente por todo el mundo y yo creo que ella se hartó de que descuidase a sus hijos” afirma este amigo de Iglesias que prefiere no ser identi0ficado.

Todo empezó como un cuento de hadas. En una fiesta organizada por los Terry se conocieron, a principios de los años 70, el entonces exfutbolista Julio Iglesias e Isabel Preysler, hija de una buena familia de Manila y estudiante de Secretariado Internacional. El noviazgo que empezó aquella noche acabó desembocando en una boda celebrada por todo lo alto el 29 de enero de 1971. Aquel día, en la iglesia de Illescas en Toledo. Cuando se fueron de luna de miel a Gran canaria todo era felicidad. Él tenía reciente su éxito en Benidorm con La vida sigue igual y ella se acostumbraba a un estilo de vida que, aunque nuevo, era muy atractivo.

Justamente por eso, los niños no tardaron en llegar. La primera fue Chábeli  ese mismo 1971 y después llegaron Julio José en 1973 y Enrique en 1975.  Iglesias cantaba Por el amor de una mujer o Dicen y también comenzaba a vender reportajes a las revistas del corazón. “Los niños estaban acostumbrados a que las cámaras entrasen y saliesen de su casa para hacer reportajes fotográficos. 

Yo creo que supieron que eran famosos desde que eran muy niños. También al preguntar por la profesión de su padre”, asegura este amigo de la familia que cuenta cómo Enrique preguntaba continuamente a su madre a qué país había ido de viaje su padre.

Fue también en esa época cuando Carmen Martínez Bordiú se convirtió en una íntima de Preysler y en uno de sus apoyos ante las prolongadas ausencias de su marido. Preysler se ‘soltó la melena’. Al fin y al cabo, seguía siendo una chica atractiva que había contraído matrimonio con el cantante más famoso de España con apenas 19 años. Ese fue el principio del fin.

El divorcio llegó en 1978 y según los allegados a la pareja, Julio no dejó de arrepentirse de haber pasado tanto tiempo fuera de su casa. Incluso al llevarse a sus hijos a Miami, a principios de los 80 y a causa del secuestro que sufrió su padre, el doctor Iglesias Puga, no dejó de sentirse culpable. Ella siguió su vida con el marqués de Griñón, con el que se casó y con el que tan solo estuvo cinco años.